Saltar al contenido

¿ Y NUESTROS DERECHOS?

Vivimos en un país que es parte de La Convención Nacional de Derechos Humanos, que ostenta ya leyes de protección para las personas que viven dentro de espectro autista (TEA).

Día tras día, no dejamos de asombrarnos, de entristecernos al leer o escuchar una noticia donde se siguen vulnerando y haciendo caso omiso de las llamadas de “auxilio” que la población sigue suplicando y denunciando ante los organismos correspondientes.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos en México se encarga de respaldar y velar para que todas las personas puedan ampararse a la legalidad que tiene todo ser humano, es decir: derechos y obligaciones.

Pero, qué ocurre cuando estos derechos universales que nos dicen que tenemos no se cumplen?

Un derecho tan básico, fundamental como es la educación, las personas con cualquier condición / trastorno visible o invisible, (TEA) siguen sin poder ser aceptadas en muchos lugares, siguen teniendo las puertas cerradas debido a que el estado sigue en “pañales” respecto a la formación de sus profesionales, los centros privados se excusan en todo tipo de justificaciones para no aceptarnos, para no darnos ese derecho que por ley si tenemos.

A los centros públicos, no les queda más remedio que aceptarnos, pero de qué manera? En qué condiciones? ¿Y qué ocurre cuando no nos aceptan?

Toda persona tiene derecho a recibir educación. En México el nivel preescolar, primaria, secundaria y media superior serán gratuitos y laicos.

Los padres o tutores de los menores tienen la obligación de hacer que sus hijos o pupilos acudan a recibir educación.

Los particulares pueden impartir educación en todos sus tipos y modalidades, pero deberán cumplir con los requisitos establecidos en la Constitución y en la legislación correspondiente

Este derecho permite a las personas gozar de una vida digna, toda vez que el trabajo favorece el desarrollo pleno, al sentirnos satisfechas por “haber logrado cumplir aquello a lo que aspiramos…”. Comprende el derecho a tener un empleo; un salario suficiente y justo para satisfacer nuestras necesidades y, en su caso, la de nuestras familias; a gozar de condiciones equitativas, satisfactorias y a la protección contra el desempleo, sin discriminación alguna.

El derecho al trabajo busca brindar seguridad económica y material, además de acceder a otros derechos, como la alimentación, la educación, la salud o la vivienda.

Este derecho se encuentra contemplado en el artículos 5° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como en instrumentos internacionales, entre los que destacan la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Estos son algunos de nuestros Derechos Universales, no debería existir ni una sola justificación que tratara de justificar un solo caso en el que una familia no pudiera recibir tales derechos.

Oteaautismo tendrá el honor de formar parte de las mesas donde, La Comisión de Derechos Humanos de México disertará al pueblo de temas importantes que todavía hoy se siguen descuidando.

Cada vez que se cometa una vulnerabilidad de los Derechos Humanos de una persona en México y por consiguiente una injusticia, Oteaautismo como asociación civil interesada en difundir y dar relevancia a lo que sigue ocurriendo alzará la voz para alcanzar ser escuchados.

Tu voz, mi voz y la voz de todo un pueblo unido, es y será nuestra mayor fuerza para seguir exigiendo que dejen de vulnerarse nuestros derechos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: